Evolución de inteligencia de negocios

Desde los inicios de la era de la tecnología, la cantidad de información ha crecido exponencialmente debido a las diferentes soluciones de software que permiten almacenar datos relevantes de los negocios, desde las ventas diarias de una empresa hasta los indicadores de rendimiento clave. Incluso con el nacimiento de las redes sociales, las personas tienen acceso a información de forma inmediata y sin fronteras, situación que años atrás era prácticamente imposible.

Reportes operativos

Este crecimiento de información, ha hecho que las soluciones para análisis de datos se adapten a las demandas de los usuarios, quienes requieren de flexibilidad al momento de analizar información para la toma de decisiones. Inicialmente, cuando surgieron las herramientas de inteligencia de negocios, estas fueron creadas para responder a preguntas específicas, permitiendo la generación de reportes predeterminados por usuarios finales, a lo que hoy en día se le llama reportes operativos, ya que responden a necesidades puntuales del negocio enfocándose en una sola área operativa sin considerar la totalidad del mismo.

Estos reportes operativos comunmente eran/son creados por el área de tecnología (TI) debido a que el uso de estas soluciones de análisis conlleva cierta complejidad técnica que requiere de conocimientos básicos de bases de datos. Adicionalmente que la administración de estas soluciones no es tan intuitiva requiriendo muchas veces de una capacitación previa que no es el enfoque de un usuario de negocio.

Algunas de las necesidades que se cubren con este tipo de herramientas/soluciones son aquellas relacionadas a decisiones operativas como: reporte de facturación por cliente, reporte de productos vendidos por región, reporte ingreso de productos a bodega por mes, entre otros.

Reportes ad-hoc

Posteriormente, surgieron soluciones más flexibles para los usuarios finales, quienes aún tenían necesidades de análisis que no eran cubiertas por los reportes operativos. El trabajo de un analista recae en el análisis detallado de la información, para lo cual requiere la capacidad de cruzar, profundizar y agrupar datos según los diferentes niveles de detalle que existan, con el objetivo de encontrar patrones y/o comportamientos que permitan dilucidar nuevas estrategias de negocio. Estas soluciones son capaces de brindar las herramientas necesarias al usuario para realizar sus propios reportes, en base a requerimientos y preguntas específicas.

Esto representó un gran avance en las soluciones de inteligencia de negocios, ya que fue el inicio de la independencia del usuario final del área de tecnología, quienes hasta ese momento eran los únicos de proveer información a las áreas del negocio. A pesar de este avance, muchas de las empresas actuales no utilizan o explotan las soluciones como corresponde, dado que todo requerimiento de análisis sigue siendo enviado al área de tecnología para su respectiva elaboración, representando así una subutilización de las herramientas adquiridas.

Estas soluciones finalmente brindan la autonomía requerida por los analistas, permitiendo realizar sus propios análisis como: ventas por mes, por cliente, por producto, por región, por categoría de productos, etc, y así tener el poder de navegar en toda la información de forma intuitiva conociendo únicamente el giro de negocio.

Cuadros de mando

Las soluciones de inteligencia de negocios estaban orientadas fuertemente a los analistas, quienes son los responsables de dar respuesta a las solicitudes de los altos directivos de las empresas. A partir de esta frecuente necesidad, en la que los altos directivos requerían realizar de sus propios análisis para entender las variaciones del mercado y del negocio como tal, surgieron las soluciones de cuadros de mando (Dashboards), que tienen como propósito responder a preguntas gerenciales y estratégicas específicas mediante el análisis previo de indicadores. De tal manera que un cuadro de mandos puede consolidar indicadores estratégicos y permitir su consulta desde diferentes perspectivas siempre cumpliendo la guía de análisis requerida por el alto directivo. Es decir, el alto directivo es el encargado de definir el cuadro de mando e indicar cuáles son las preguntas a las que él desea responder frecuentemente, y así ser capaz de tomar decisiones basadas en hechos.

Esta solución también representó un gran paso de independencia a los altos directos de los analistas, brindando mayor autonomía al momento de la toma de decisiones, la cual era una constante dificultad que se vivía en la mayoría de empresas.

De esta forma, si las soluciones de inteligencia de negocios son correcta y óptimamente utilizadas, el área de tecnología solo debe ser responsable de proveer la información a las diferentes áreas del negocio, y estas últimas deben ser capaces de generar sus propios análisis para mantener al negocio en una mejora continua. Sobre todo, considerando que esta mejora será basada en hechos y no en decisiones tomadas al azar, que es un error que muchas de las empresas hoy en día cometen.

Descubrimiento de datos

Finalmente, como parte de las soluciones de inteligencia de negocios, se ha llegado a la etapa en la que es preciso contar con mayor autonomía por parte de todos los usuarios en las diferentes áreas del negocio, posibilitando así analizar información de una forma intuitiva desde los niveles más resumidos hasta los niveles más detallados, pudiendo generar los gráficos de forma fácil y sencilla sin tener previos conocimientos técnicos, y al mismo tiempo, ser capaz de generar sus propios indicadores para futuros análisis.

A esta forma de explotación de la información se le conoce como descubrimiento de datos (Data Discovery), que le da la capacidad al usuario de auto servirse (self service) al analizar información, y que siendo utilizada con las herramientas adecuadas es capaz de convertir a una empresa en un negocio más ágil y más proactivo ante el cambio que se pueda generar en el mercado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *